Pasar al contenido principal

Viejos vagones del metro de Nueva York arrojados al océano Atlántico

Enviado por Scuba World news el Jue, 08/18/2016 - 17:31
Un elevador hidráulico deja caer los vagones al fondo del Atlántico

¡Próxima parada: El fondo del Océano Atlántico!

El fondo del Océano Atlántico seguramente es uno de los últimos lugares donde esperas ver un vagón de metro. Al inicio, esta acción suena como un gigantesco crimen contra el medioambiente, pero hay otro plan además de deshacerse de los vagones de metro en desuso. Los viejos carros del subterráneo de Nueva York cobran vida nuevamente y son usados para crear un arrecife artificial en el fondo del Océano Atlántico.

Antes de arribar a su destino final, los vagones de metro han pasado por un cuidadoso proceso que el fotógrafo Stephen Mallon siguió durante tres años. Primero, los carros fueron limpiados, removiendo todo lo posible, como asientos y ruedas, para ser reciclados o vendidos para ser reutilizados. Luego fueron cargados en una barcaza y transportados a mar abierto entre Delaware y Carolina del Sur, para ser hundidos hasta su lugar de descanso final.

El propósito de este proyecto ha sido utilizar los viejos vagones de metro para formar un largo arrecife artificial que proporciona un ambiente bueno y seguro para la vida a muchas especies. El proyecto del arrecife artificial duró más de 10 años, y fue llevado a cabo por la autoridad de tránsito Metropolitano de Nueva York (MTA). Finalizó en 2010, y para ese momento ¡más de 2500 vagones de metro fueron hundidos! Jeffrey Tinsman, gerente del proyecto del arrecife artificial, dice que los vagones están aguantando bien, y que proveen refugio y una buena superficie rígida para la vida de, por ejemplo, peces y mejillones. Tinsman dijo también que  la cantidad de alimento disponible por pié cuadrado es 400 veces mayor, comparada con la arena del fondo en el que se localiza el arrecife artificial de vagones de metro.

He aquí algunas fotografías tomadas por Stephen Mallon de las diferentes fases del proyecto.

Vagones de metro limpios, esperando por su viaje final
Cascarones de carros de metro esperando por su viaje final.
Carriages waiting for their final plunge to the AtlanticVagones del metro de Nueva York en desuso están esperando ser transferidos a su lugar de descanso final: El arenoso fondo del Océano Atlántico
Vagones esperando el descenso final en el Atlántico.
Subway cars piled on a barge and carried out to open seaVagones de metro apilados en una barcaza y transportados a mar abierto
Vagones de metro apilados en una barcaza y transportados a mar abierto.
Una barcaza hecha a medida transporta los vagones de metro fuera de servicio
Una barcaza hecha a medida transporta los vagones de metro fuera de servicio.
De bajo tierra a bajo el agua
De bajo tierra a bajo el agua.
Próxima estación, fondo del océano, ¡cuidado con el hueco!
Próxima estación, fondo del océano, ¡cuidado con el hueco!

Este santuario de vagones de metro fuera de servicio seguramente sería un lugar único para bucear. También sería interesante bucear en el lugar a intervalos durante muchos años y observar cómo se desarrolla el arrecife artificial y cómo la vida comienza a florecer a su alrededor. Quizás algunos centros de buceo ya estén haciendo arreglos para excursiones de buceo a estos lugares...

Aquí, algunas imágenes encontradas en el artículo de the Viral Forest, donde pueden verse las diferencias luego de 5 y 10 años.

Arrecife artificial de coral, luego de 5 años
Dentro del vagón de metro: El arrecife artificial de coral luego de 5 años. Foto del artículo de Viral Forest.
Arrecife artificial de coral luego de 10 años
¿Arrecife artificial de coral luego de 10 años? Luce ya bastante colorido. Foto del artículo de Viral Forest.

Fuentes: CNNStephen MallonViral Forest
Imágenes: Stephen Mallon, salvo los indicados específicamente.